Manual psicológico para el dueño de armas de fuego *(Recomendadísimo)*

*La psicología y las armas de fuego

Hace algunos días, estuve haciendo una revisión de varios sitios de mi interes como lo es la pagina de mexicoarmado.com un sitio bastante bueno que proporciona un punto de encuentro a varios tiradores de mexico, deportivos o cazadores.

Entre los diversos articulos y post publicados, encontre este interesante artículo para el cual solicite autorizacion de republicar aqui en el blog dado que es verdaderamente importante; trata sobre la psicología aplicable al dueño de armas de fuego y a quienes desean adquirir un arma de este tipo.

Recomiendo ampliamente la lectura del mismo ya que es posiblemente uno de los mejores articulos que todo tirador deportivo o cazador debe de conocer.

Espero que estas preguntas y consideraciones contribuyan a clarificar las verdaderas motivaciones que sostienen el deseo de comprar un arma.

Tenga presente que portar un arma consiste en llevarla consigo adonde vaya, mientras que la tenencia nos remite a tenerla en un lugar para resguardar su propiedad.

Espero que este manual le sirva para tomar consciencia de los factores de riesgo insospechados a los que se expone y enfrenta cuando tiene un arma de fuego en sus manos.

Preguntas y consideraciones.

1. Debe de tener al menos una buena razón para haber decidido comprar un arma de fuego.

2. Si compró el arma porque le gusta andar armado o porque usted es violento, prepárese porque su vida tendrá un desenlace fatal. Es cuestión de tiempo.

3. Si compró el arma de fuego porque teme por su seguridad y por la de sus seres amados, seguramente ha descartado que otras medidas de protección son insuficientes para usted. De igual forma, si la compró para proteger sus bienes materiales, la usará prioritariamente para resguardar su casa de habitación, excepto que usted se desempeñe como oficial de seguridad privada o cuide personalmente su negocio, ¿Cierto?

4. Intente enumerar las razones secundarias que lo motivaron a comprar el arma de fuego.

5. Hable con algún propietario de un arma de fuego sobre las razones que lo motivaron a comprarla. Luego compare y contraste sus propias razones con las de esa persona.

6. Intente discernir algunas emociones que subyacen en su decisión de comprar un arma de fuego: miedo, ira, enojo, venganza, ansiedad, angustia, pánico, júbilo, tranquilidad y seguridad.

7. ¿Corresponden sus emociones a sus razones?

Comentario primero: si tiene claras sus emociones y las respectivas razones, entonces, deberá de sentirse tranquilo de poseer un arma de fuego. Pero, si compró el arma impulsado únicamente por sus emociones, en consecuencia, ellas tomarán el control de su voluntad y de sus decisiones cuando dispare.

Comentario segundo: si en alguna ocasión fue atacado físicamente por un delincuente o agresor, y además, fue amenazado o herido con arma de fuego, puede que usted no sea un buen candidato a poseer y usar un arma de fuego, debido a las reacciones postraumáticas a las que puede estarse enfrentando internamente o que pueden ser activadas por el agresor o por una situación potencialmente violenta que le remueva su núcleo patológico. En un caso de estos, usted podría usar el arma impulsado por el miedo y el instinto de sobre-vivencia. Otra variante de su respuesta, sería que se paralice y no reaccione apropiadamente. Ojala, pueda comentar estas consideraciones con una persona que nunca ha poseído un arma de fuego. Finalmente, coméntelas con una mujer.

8. Cuando fue a la armería observó muchas armas, y probablemente se imaginó usándolas.

9. ¿Se imaginó disparándola?

10. ¿Disparándolas una a una?

11. ¿Se imaginó defendiéndose de alguien?

12. ¿Se imaginó que lo perseguían?

13. ¿Se imaginó salvando a un ser querido?

14. ¿Se imaginó defendiendo alguna de sus pertenencias?

15. ¿Se imaginó hiriendo a su agresor?

16. ¿Se imaginó que asesinó a una o varias personas?

17. ¿Se imaginó herido y disparando?

18. ¿Se imaginó disparando contra ladrones sin que fuese herido?

19. ¿Se imaginó que su arma era poderosa y que las balas salían rumbo hacia su enemigo para aniquilarlo?

Comentario tercero: muchas personas imaginan distintos escenarios en donde usarán el arma de fuego, especialmente aquellos que han sufrido ataques directos intentaran por medio del arma evitar ser victimas otra vez. En cambio, aquellos que fantasean con escenarios virtuales, alimentados por la ficción y la influencia de los medios de comunicación, pueden reaccionar ante un evento amenazante de menor rango como si se tratara de una situación límite.

20. ¿Alguna persona significativa en su vida lo motivó a comprar el arma? ¿Quién? ¿Qué le dijo?

Comentario cuarto: algunas víctimas de violencia, desarrollan una ira incontenible que los lleva a comprar un arma para vengarse del agresor. Usualmente, el desenlace es fatal, incluso, pueden morir ambos en el enfrentamiento.

21. ¿Esa persona le sembró imágenes de violencia para justificar la compra del arma?

22. ¿Compró el arma porque la televisión lo indujo?

23. ¿Alguna película o serie televisiva en particular influyó en usted?

24. ¿Para usted una buena película es aquella en donde predomina la sangre, las balas, explosiones, heridos y muertos?

25. ¿O prefiere aquellas en donde un malvado domina, somete y asesina a su víctima?

26. ¿Pasa horas y horas practicando videojuegos violentos?

Comentario quinto: las películas y las fábulas violentas exhiben las armas de fuego como “juguetes” que les permiten a los personajes solucionar problemas mágicamente y sin consecuencias negativas para el asesino. Es como si nos dijesen que sin disparar armas no podremos vivir seguros y tranquilos.

Los juegos interactivos (video juegos) pueden condicionar la mente del jugador a un “apunta y dispara” ante cualquier potencial enemigo. Cualquiera puede detectar la gran cantidad de programas televisivos violentos que a diario invaden nuestros hogares, y en la mayoría de ellos, muchas personas adultas salen disparando en nombre de algún mandato. Parece, que la ideología detrás de la producción televisiva, pretende acostumbrarnos a la violencia y que la mejor reacción es disparar antes de que nos maten.

Comentario sexto: un sector poderoso de la sociedad adulta intenta adiestrar a los niños como sujetos dispuestos a producir, distribuir, mantener y administrar la violencia en la sociedad futura. Incluso, actualmente muchos de los personajes de las series televisivas lucen cuerpos dignos de modelos de revistas de modas en combinación con algunas horas de gimnasio. Esto hace más atractivo el crimen y la violencia, no importa de donde venga, siempre es lo mismo, todos matan y viven solo para eso.

27. ¿Cada vez que lee un periódico termina comentando las noticias violentas para justificar que es necesario exterminar a los delincuentes?

28. ¿Lo sugestionó un programa radial en el cual las personas opinaban que la sociedad debe de armarse para la guerra contra el crimen?

Comentario séptimo: estoy convencido que los medios de comunicación colectiva predisponen algunas reacciones de los ciudadanos hacia determinados escenarios imaginarios potencialmente peligrosos. La interacción entre la mente del espectador y la información que le llega a través de los medios, genera la proliferación de escenarios imaginarios latentes y sin control de la consciencia del sujeto receptor, y cuando algún elemento real se presenta ante ese espectador, lo que hace es activar alguno de esos escenarios almacenados en la mente. La reacción será emocional y automática contra el estimulo amenazante.

Comentario octavo: no solo los criminales carecen de entrenamiento en el uso de armas, también los ciudadanos honestos pueden ser tomados por reacciones impulsivas e instintivas a la hora de usar un arma de fuego. En síntesis, hay gente asustada en ambos bandos.

Comentario noveno: el “berreo” a través de los medios de comunicación masiva puede ayudarnos a desahogar el malestar ante la impotencia, pero creo que necesitamos cambios en la jurisprudencia para que los delincuentes dejen de ir a pasea a las cárceles. En asocio a esto, los ciudadanos comprometidos con el desarrollo y bienestar de este país, debemos de buscar y perfeccionar otros mecanismos para solucionar conflictos sin disparar un tiro. Reflexione qué hizo después de comprar el arma. Especialmente, reconozca cómo se siente con el arma en su poder, tal vez, ¿su estado de ánimo ha cambiado?

29. ¿Ya no siente el miedo de antes?

30. ¿Se siente más valiente que antes?

31. ¿Ahora cree que lo van a respetar más que antes?

32. ¿Siente un alivio inmenso?

Comentario décimo: la ideología del arma de fuego nos dice que dormir con una pistola debajo de la almohada te hará recobrar el sueño, y aquellas pesadillas en las cuales un ladrón entraba a tu casa en medio de la noche, desaparecerán o al menos la dinámica y el contenido del sueño incluirá a otro actor disparándole a ese ladrón que caerá abatido.

Comentario décimo primero: alguien me contó que su enojo contra un oficial de seguridad que lo expulsó de un bar por encontrarse en estado de ebriedad, lo llevó a comprarse un arma de fuego con el solo objetivo de ir a buscar a ese guardia y retarlo a tiros. Afortunadamente, el evento no pasó a más, debido a que los amigos del cliente problemático se lo impidieron. Sabe usted, que debe de contar con la adecuada preparación psicológica y de disparo para enfrentarse a un agresor desarmado o armado. Sabe usted, que una vez que desenfunda el arma de fuego, las consecuencias son impredecibles, especialmente si usted es un novato o está mal entrenado para usar armas de fuego.

33. ¿Cómo reaccionaría un agresor si observa que usted le apunta con el arma de fuego?

34. ¿Ha considerado que la persona a la que apunta puede ser un criminal experto?

35. ¿Qué tal si su agresor es un asesino?

36. ¿Qué tal si su agresor es un asesino miedoso y cobarde que se vuelve loco cuando ve que usted le apunta?

37. ¿Qué tal si es un asesino calmado y entrenado para enfrentar su apuntamiento?

38. ¿Qué tal si su agresor se encuentra bajo los efectos de alguna droga y alcohol?

39. ¿Qué haría en cualquiera de las situaciones anteriores?

40. ¿Dispararía?

41. ¿Adónde dirigiría su disparo?

42. ¿Controlaría usted sus emociones en ese momento?

43. ¿Intentaría amenazarlo antes de dispararle?

44. ¿Le ordenaría que se tire al suelo?

45. ¿Le gritaría y lo intimidaría?

46. ¿Y si usted siente más miedo que él?

47. ¿Y si usted dispara impulsado por el miedo?

48. ¿Sabe cómo incapacitar a su agresor sin disparar impulsivamente?

49. ¿Apuntándole, sería capaz de convencerlo para que desista de la agresión contra usted?

50. ¿Cómo se le habla a un agresor en esas circunstancias?

51. ¿Está preparado mental y emocionalmente para disparar y herir?

52. ¿Está preparado mental y emocionalmente para disparar y asesinar?

53. ¿Cómo se entrenó?

54. ¿Adónde se entrenó?

55. ¿Quién lo entrenó?

56. ¿Ha pensado que usted podría convertirse en el agresor?

57. ¿Qué tal si dispara con tan mala dirección que hiere o asesina a un inocente?

58 ¿Y si no puede disparar a tiempo y le quitan el arma?

Comentario décimo segundo: algunos expertos consideran que los humanos no son asesinos por naturaleza, pero se les puede entrenar para matar como en el caso de los militares. En el caso de los civiles armados, el riesgo es que pueden estar condicionados a disparar impulsados por sus emociones.

Se considera que las personas rigurosamente entrenadas y preparadas mentalmente para usar un arma tendrán menor probabilidad de cometer un crimen. Las personas con escaso o nulo entrenamiento y preparación mental tendrán mayor probabilidad de cometer un crimen.

59. ¿Porta el arma cuando bebe licor?

60. ¿Porta el arma cuando bebe licor y consume otra droga?

61. ¿Todavía cree que puede discernir cómo usar un arma de fuego correctamente bajo los efectos de las drogas?

Comentario décimo tercero: cuando una persona exhibe un arma de fuego en lugares públicos, y especialmente si hay consumo de alcohol, ello se convierte en una amenaza y una provocación. Incluso, los fines de semana sucede un incremento en los accidentes e incidentes con armas de fuego. Este fenómeno, podría tener relación con las fechas festivas, cuando el consumo de licor y drogas se dispara, y paralelamente, los delincuentes aprovechan las vacaciones y el descuido de los ciudadanos para asaltar sus casas. Cuando el clima social da vía libre a la diversión y el despilfarro material, parece que la voracidad de los delincuentes se incrementa. Es decir, cuando más enfiestada está la gente, más riesgo corren a manos de los delincuentes.

Comentario décimo cuarto: algunos testimonios de ciudadanos honestos y responsables con sus vidas, dan fe que en una borrachera han desenfundado su pistola para disparar al techo del recinto en donde se encuentren, solamente con el propósito de expresar su algarabía, sin medir que alguno de los presentes puede atacarlo o dispararle en respuesta. La recomendación es que si usted consume habitualmente drogas, y abusa de ellas, no debería de tener, ni portar armas de fuego. Recuerde que si usted abusa de las sustancias, podría tener un problema psiquiátrico de fondo al menos. Por supuesto, estas consideraciones, excluyen a los psicópatas.

En caso de ser un ex – adicto al alcohol u otras drogas, debería de someterse a un análisis profundo y correctivo de su personalidad antes de tener y portar un arma de fuego. Contacte a un profesional en psicología que le brinde el tratamiento preciso, paciente y detallado. Un tratamiento que estudie la personalidad y que pretenda un cambio profundo conlleva tiempo, no es simple motivación. Dejar de beber y de consumir sustancias, es un gran paso, pero no te autoriza automáticamente a tener y portar armas como si nada hubiese sucedido en tu vida.

62. ¿Cómo reaccionaría si su esposa o compañera sentimental le interpone una demanda por violencia doméstica?

63. ¿Respetaría las medidas cautelares?

64. ¿La furia lo dominaría y la amenazaría verbalmente?

65. ¿La golpearía?

66. ¿Le dispararía a su mujer?

67. ¿Asesinaría a su esposa y madre de sus hijos?

68. ¿Asesinaría a su mujer y se suicidaría?

69. ¿Es usted de esos hombres que no se arrugan ante nadie, y mucho menos ante una mujer?

70. ¿Merece su mujer que usted la asesine solamente porque usted se siente ofendido?

71. ¿Para usted la vida de los demás y la suya no vale?

72. ¿Y si ella le dice que no lo ama?

73. ¿Y si ella le dice que ama a otro hombre?

74. ¿Cómo reaccionaría si después de separados, ella decide salir con otro hombre?

75. ¿Cómo reaccionaría si ella le pide el divorcio y la pensión alimenticia?

76. ¿Usted cree que por ser hombre su vida vale más que la de una mujer?

77. ¿Agredió verbalmente a mujeres antes de comprar el arma?

78. ¿Ha golpeado alguna mujer antes de comprar el arma?

Si usted es mujer (de la pregunta 78 a la 88), y desea comprar un arma, considere lo siguiente:

79. ¿Siente miedo u odio hacia su esposo o compañero sentimental?

80. ¿Él la agrede?

81. ¿Usted lo agrede verbalmente?

82. ¿Lo agrede verbal y físicamente?

83 ¿Lo humilla en alguna forma?

84. ¿En sus enojos y celos hacia él, le ha escondido objetos personales, dinero o le ha destruido algo que le pertenece?

85. ¿Sus celos la han llevado a entablar amenazas contra otra mujer?

86. ¿Ha golpeado por celos?

87. ¿Ha deseado suicidarse si él la abandona?

88. ¿Ha intentado suicidarse?

Si su respuesta es afirmativa en alguna o varias de estas preguntas, le aconsejo que busque ayuda psicológica.

89. ¿Le enseñaron desde niño que el gobierno y todas las autoridades del Estado son corruptos y despreciables?

90. ¿Está convencido que las únicas personas valiosas para usted en el mundo son sus familiares?

91. ¿A usted, verdaderamente, no le importa lo que le suceda a los demás, solamente le importa lo que le suceda a usted y tal vez, a los suyos?

92. ¿En alguna ocasión, llevado por su ira, se ha bajado de su automóvil para insultar y retar a otro conductor por algún inconveniente que usted le adjudica?

93. ¿Alguna vez atropelló a otra persona y se dio a la fuga?

94. ¿Es usted de los que predican, pero no da el ejemplo de lo que dice?

95. ¿Usualmente, usted tiene fantasías hostiles hacia cualquiera que le quita el lugar en una fila, o le cobra más de la cuenta, o no lo saluda?

Comentario décimo quinto: si usted no respeta y no admira a ninguna persona en el mundo, especialmente, a aquellos que tienen más autoridad que usted, debería de considerar que usted podría reaccionar violentamente cuando le pongan un límite a su conducta.

Comentario décimo sexto: algunas personas comunes y con vidas honestas y responsables tienen un mal manejo de sus emociones, especialmente, cuando conducen su automóvil. Estas personas son capaces de buscarse una pelea contra cualquier conductor, generalmente, contra otro hombre. Estos conductores arrastran problemas de personalidad que alcanzan su punto máximo de expresión cuando topan con algún conductor que les entorpece su tránsito en cualquier carretera o el otro conductor le reclama su forma de manejar, y en cualquiera de las dos maneras, el conductor violento reacciona como sabe hacerlo desde hace rato: insulta y desafía a su contrincante como si se tratara de la falta más grave que le haya sucedido en su vida. En ese momento el conductor violento pone en juego su vida y la de otros inocentes, pues no le importa quién lo acompañe, y lo más estúpido de todo, es que el conductor violento asume que el otro lo insulta a propósito o que desea ofender su dignidad, aunque no comprenda racionalmente qué sucede. Únicamente reacciona como un loco lleno de ira y es capaz de salir del automóvil a golpear el carro contrario y a la persona que lo conduce. Lo peor de todo, es que en cualquier momento puede encontrarse con otro loco como él o puede encontrarse con un criminal armado o que el incidente en el cual un par de sujetos en moto le obstruyen el paso sea verdaderamente un asalto en proceso.

Comentario décimo séptimo: considero que la manera en cómo la gente conduce su automóvil, es un buen predictor de cómo usarían un arma si tuviesen que hacerlo guiados por la ira y el miedo. Por ejemplo, muchos conductores manejan como si el carro fuese un arma mortal: se lo tiran a cuánto transeúnte se le atraviesa; se lo interponen a otros autos; le pitan a los caminantes urbanos cómo si los estuviesen insultando verbalmente; corren como locos por las calles sin considerar que pueden matar a un inocente. El automóvil le brida al conductor un poder, casi como si fuese un arma, dado que puede intimidar a cualquiera golpeándolo o simulando que lo va a atropellar. Los conductores matones son guiados por la ira y el miedo, y son unos cobardes. Un factor asociado que incrementaría la agresividad del conductor es su machismo exacerbado, pues es conocido que este tipo de hombres se consideran intocables.

96. ¿Y si no respeta y no admira a las personas con autoridad sobre usted, entonces, podría respetar a las que usted considera inferiores que usted?

97. ¿Ha sido encarcelado por violencia física?

98. ¿Ha escuchado que alguien se vanagloria de sus hazañas con armas de fuego?

99. ¿Ha estado hablando con alguien que dice que asesinará a otra persona apenas la vea?

100. ¿Ha estado hablando con alguien que anuncia que el asesinato es como beber agua para él?

Comentario décimo octavo: es frecuente en los ambientes de los bares y cantinas, que los hombres conversen de situaciones que los aquejan, incluso, llegan a expresar odio y violencia hacia aquellos y aquellas que les han hecho sentir mal. Muchas personas se meten a cualquier expendio de licor, solamente porque necesitan beber a bajo costo, en fin, cualquiera que sea la razón que lo hace entrar a un lugar de estos, debe de considerar que en algunos de estos sitios se reúnen bandas de delincuentes a relajarse después de cometer algún crimen o a planear el siguiente golpe o a buscar alguna víctima en ese mismo lugar. Fíjese adonde se mete y quién lo rodea, y si tiene dudas sobre el tipo de gente que comparte con usted, entonces, váyase del sitio. Especialmente no lo dude, si alguien empieza a usar un vocabulario agresivo y vulgar, pues entre mas licor consume el agresor, más cerca esta de explotar.

También sus amistades con las que departe en una mesa de tragos, bar o fiesta, pueden ser potenciales agresores y asesinos, por ello, asegúrese de conocer bien a las personas que comparten con usted, y particularmente conozca “el lenguaje” que les da usualmente. No en vano, se dice que algunas personas ebrias tienen “un lenguaje muy feo”, lo cual simplemente quiere decir que son problemáticas cuando beben. Ahora imagínese a una de esas personas con un arma de fuego entre sus manos, ¿estaría en buenas manos o no?. Comentario décimo noveno: los delincuentes comunes prefieren a las mujeres, pues las consideran más vulnerables. Igualmente, sucede con los ancianos y los niños.

Comentario vigésimo: no confié en lo que la gente dice que es, también debe de valorar lo que la gente hace y siente. Las personas inconsecuentes abundan, por ello, debe de fijarse que la gente a su lado, sea predecible, centrada, madura y humilde para con la vida.

Comentario vigésimo primero: en muchos ambientes, las personas optan por comportarse de manera irreverente y extravagante, y desprecian la conducta mesurada. Los ambientes excesivos en conducta sexual, drogas y alcohol, son propicios para los criminales e infractores de la ley, ¿Acaso los criminales escogen ir los domingos a escuchar a la Orquesta Sinfónica Nacional? ¿O escogen leerle un libro a un niño un sábado por la noche?. No pretendo establecer que una conducta moralmente ajustada a lo religioso o que una conducta apegada al cultivo del alma sea la única manera de vivir y de disfrutar, aunque prefiero a la gente equilibrada integralmente, y no a los desalmados y desenfrenados.

Comentario vigésimo segundo: sus antecedentes penales son un predictor de su conducta. Si, aunque a muchos no les guste sostener este punto de vista, la realidad en variadas formas nos confirma que somos lo que hemos venido haciendo a lo largo del tiempo por medio de los actos, aunque algunas personas han regenerado sus vidas, lo han hecho a través de un cambio de consciencia, y esto no se hace de la noche a la mañana y mucho menos solo. Aquellos que cambian solamente para evitarse problemas mayores, siguen siendo en el fondo los mismos.

Comentario vigésimo tercero: si atacó con puños u otros objetos a otra persona, imagínese lo que haría con un arma de fuego en su poder. Téngase cuidado, usted puede ser una persona sumamente peligrosa en medio de un estado de ira o enojo.

101. ¿Ha sido encarcelado, procesado y condenado por violencia en cualquiera de sus formas?

Comentario vigésimo cuarto: si ha purgado su condena y desea adquirir un arma de fuego, mejor desista de ello. Usted no ha demostrado ser confiable, ni sensato, ni solidario con su sociedad. Usted es peligroso, y debería de dedicar su vida a rehabilitarse y a darse una oportunidad para vivir y servir a los demás.

102. ¿Le gusta jugar con su arma?

103. ¿La presta?

Comentario vigésimo quinto: recuerde, el arma de fuego es suya, usted es el responsable del uso que se le dé. El arma no es un juguete, y no permita nunca que nadie la manipule innecesariamente, mucho menos si hay otras personas presentes en el sitio.

Comentario vigésimo sexto: no permita que alguna persona con trastornos emocionales manipule un arma de fuego, mucho menos si se encuentra bajo los efectos de alguna droga.

Comentario vigésimo séptimo: la mente humana ha cambiado e igualmente la concepción de la realidad. La subjetividad de cada uno es un océano infinito de experiencias, pero no solamente es un espacio privado que tiene dueño. Es una red de significados que se reconfigura a cada instante, y en ello juegan un papel fundamental los medios de comunicación colectiva.

La mente no funciona como una máquina, ni como una computadora, por el contrario, es un ente vivo, dinámico y cambiante. Siempre está preparada para ajustarse a los cambios que la realidad externa le demanda, y responde de acuerdo a su grado de desarrollo y evolución. Por ello, ya no hablamos de una mente humana, sino de muchas y variadas mentes humanas. En este sentido, floritura de mentes humanas no es equivalente a subjetividades. Así como hay mentes que se especializan en aprender cómo hacer maldades y crímenes, también las hay buenas e inteligentes y capaces de aprender a resolver y enfrentar situaciones potencialmente peligrosas de una manera correcta. Si usted considera que tiene un problema de personalidad y un lío tremendo para el manejo de la ira, busque ayuda con un profesional en psicología calificado.

Fuente:
http://www.mexicoarmado.com/content/manual-psicologico-para-el-dueno-de-armas-de-fuego-1215/ por el usuario COCOLISOO del mencionado foro.

Otra referencia de fuente:
http://www.articuloz.com/psicologia-articulos/manual-psicologico-para-el-dueno-de-armas-de-fuego-1452512.html

6 comentarios

  1. Muy buen tema, me hizo pensar y autoevaluarme, puedo decir que gracias a este tema puedo conocerme mas y como podré reaccionar ante un evento de defensa. Felicitaciones.

  2. Claro juan, siempre hay que ser concientes que no es cualquier cosa un arma. Saludos y me alegra que te haya servido la publicacion!

  3. Hola mi amigo soy amante y muy respetuoso de las armas, además soy instructor de arma y tiro. Soy oficial de policía de la provincia de Jujuy, república argentina. Como tal te cuento que me pareció muy pero muy importante tu nota, coincido totalmente que cualquier persona que desee adquirir un arma debe primero asesorarse para que quiere esta, conociéndose, sabiendo hasta donde llega información, su temple, sabiendo exactamente poque la quiere, lo más importante para que la quiere, si es para seguridad de bienes, o es para seguridad personal o de sus seres queridos, si es para seguridad de bienes hay que tener en cuenta el ámbito del estado que lo rodea, si esta rodeado de personas de mal vivir, delincuentes de alta peligrosidad, realmente se justifique la necesidad de poseer la misma, lo que no quiere decir que necesariamente al tenerla, sea con el fin de utilizarla para matar a un ser humano, no. Simplemente por seguridad. Esto quiere decir que previo a adquirir debo contar con

  4. Muy buena publicacion ayuda a uno a pensar y a contestarse la pregunta por que quiero un arma y que implica muy muy buena publicacion de poca

  5. Esa es la idea Bernardo Miguel

  6. Gracias por tu comentario jose luis CABANA, efectivamente por eso se publico el articulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: